¿Cómo se hace una cata de vinos?

Written by | Noticias

Más de una vez nos hemos encontrado atrapados entre las listas interminables de las Denominaciones de Origen, variedades de uva e insólitos nombres que forman una carta de vinos, temiendo que en cualquier momento apareciera el sumiller a tomarnos la comanda. Al final, siempre acabamos pidiendo aquel vino que conocemos o nos resulta familiar por su procedencia, sin saber si maridará bien con lo que comeremos.

He aquí una guía simple de cómo hacer una cata de vino tinto para solucionar dichos problemas. La degustación de vino siempre ha sido una labor muy compleja que necesita años de entrenamiento. Pero si nos paramos a observar y analizar, nosotros también seremos capaces de percibir sus secretos.

Una cata de vino estándar está dividida en cuatro fases:

FASE 1: Análisis visual

Probablemente el análisis visual sea la fase más sencilla. En este paso determinaremos en primer lugar el aspecto del vino: si es limpio y brillante o si tiene presencia de sedimentos. Seguidamente, observaremos su color. En este sentido, normalmente se utilizan los términos cereza, cereza picota, granatoso, rubí y teja, y para el ribete u orilla, a veces podremos distinguir tonos violáceos e incluso azulados.

Hablaremos también de su viscosidad, fijándonos en la lágrima que deja en la copa cuando la movemos y, por último, veremos su capa u opacidad colocando un dedo detrás de la copa.

FASE 2: Análisis olfativo

Con la copa parada, nos la acercaremos a la nariz y realizamos una suave inspiración. En este punto hablaremos de nuestra primera impresión y seguidamente de la intensidad del vino.

Después será la hora de aislar aromas, y para ello, moveremos la copa y la oleremos. Normalmente los vinos jóvenes nos recordarán más a frutas y flores, se trata de los conocidos como aromas primarios. Por otro lado, los vinos con crianza cogen aromas típicos de la barrica, como roble, sotobosque, pimienta, café, caja de puros…; estos son los denominados aromas terciarios. Y en cuanto al último grupo de aromas, reciben el nombre de secundarios, y son todas aquellas fragancias que preceden a la fermentación. Muchos tintos sufren una fermentación llamada Maloláctica, así que, no nos debe sorprender si el aroma de un vino nos recuerda a yogur, fresas con nata o mantequilla.

FASE 3: Análisis gustativo

Para hacer este análisis deberemos llevarnos la copa a los labios realizando un pequeño sorbo. Antes de tragar o escupir, haremos un pequeño barboteo y terminaremos expulsando el aire por la nariz.

Primero, determinaremos el equilibrio entre el alcohol y la acidez y empezaremos a buscar sabores, sobre todo aquellos que no podemos detectar con la nariz, como la amargura y la salinidad. A continuación, definiremos la sensación que nos deja el tanino en la lengua, también conocida como textura. En este sentido, se suelen utilizar términos como sedoso o aterciopelado.

FASE 4: Síntesis y Conclusiones

Llegados a esta última parte es donde deberemos dar nuestra opinión sobre el conjunto de las tres primeras fases. De esta forma, con un poco de práctica, solo con leer en una carta la D.O. o la variedad de uva, podremos llegar a imaginar el sabor de un vino y cuál sería su óptimo maridaje.

Pregunta por nuestras Catas. Teléfono 55 3422 0171 o manda un correo a hola@muchamecha.mx y con gusto nos pondremos en contacto contigo.

Last modified: julio 29, 2019

WhatsApp chat